viernes, 23 de febrero de 2018

Hablando con Salvador Espriu en el cementerio de Sinera IV

Las arañas hilaban
palacios de rey,
estancias que aprisionan
pasos de invierno.
SALVADOR ESPRIU

Como en el cine en que uno
se sienta en la butaca y ve
pasar frente a sí historias
e incidencias, sin faltar nada,
así habita el poeta
un mundo imaginario.

No creas lo que dice,
mas déjate llevar
por el vuelo de las palabras
que, no por falso, es menos
real que el otro:
vive un momento el sueño
de la felicidad.

Pedro Casas Serra

jueves, 22 de febrero de 2018

Hablando con Salvador Espriu en el cementerio de Sinera III

............Sigue
en mis dedos la rosa
que cogí.
SALVADOR ESPRIU

Cuando siento que pasaron los días
en que corría el agua a borbotones
por mi vida, y que a veces, me cuesta
recordar las veces que fui feliz,
pienso, que ahora mismo,
hay jóvenes que hacen el amor.

Cuando llegue la muerte,
que todo lo despide y descabeza,
no conservaré mundo, nombre o cuerpo
sino sólo palabras.
Procuro que, por eso, sean de amor.

Pedro Casas Serra

Hablando con Salvador Espriu en el cementerio de Sinera II

No quiero
nada más, salvo la sombra
viajera de una nube.
SALVADOR ESPRIU

¿Cómo haré para enganchar los trozos
desmenuzados, dispersos por la sala?
Esta mañana, se me ha roto la vida.
Corría tan aprisa, que no he visto
el jabón en el suelo, he resbalado, y ¡ay!,
me cayó de las manos. Así pasó.
No sé que hacer. Observo los trocitos,
desesperado. Querría reunirlos.
¡Son tantos! Y me veo pequeño en cada uno. 

Pedro Casas Serra 


miércoles, 21 de febrero de 2018

Hablando con Salvador Espriu en el cementerio de Sinera I

Camino del cementerio
de Sinera, caballos
arrastran los ejes
del carro de la muerte.

No es dura la subida,
pero los pies no querrían
tomar la cuesta de los cipreses
que se alzan al final.

El pueblo queda atrás,
y el mar, vastísimo, se abre
a los ojos, azul que se prolonga
donde comienza el cielo.

Tras la verja de hierro,
pulcra, se muestra a ti
la ciudad de los muertos,
y en la puerta de un nincho
te saluda Espriu.

Pedro Casas Serra

martes, 20 de febrero de 2018

Volantes

Volantes de sus faldas,
como las olas,
agitan corazones
las españolas.

Luz y más luz,
tus piernas son la yesca
para mi cruz.

Agarrado me llevas,
a tus faldones
- ¡Virgen de la Fuensanta! -
ventiladores.

¡Párate, niña,
resfriadito me tienes
de tanta brisa!

Pedro Casas Serra

lunes, 19 de febrero de 2018

Los enamorados

Refugiados
bajo su paraguas,
los enamorados no se aperciben
de que llueve amor.

¿Llueve amor o es el pintor
que ha dibujado sobre ellos
un corazón?

Para los enamorados,
no existe otra cosa en el mundo
que su amor.

El amor
hace que estalle
el mundo en colores.

Pedro Casas Serra

sábado, 17 de febrero de 2018

La modelo

Tú, que me miras
desde el otro lado del marco,
no te extrañes
de verme cabizbaja.
Me dijo él
que solo él me vería.
Pero, ya sabes:
¡la vanidad de los artistas!

Pedro Casas Serra