lunes, 23 de abril de 2018

Quisiera ser la sangre que camina...

Quisiera ser la sangre que camina
por tu cuerpo, corriente que te llena,
savia que derrapando en cada esquina,
se desparrama alegre por tu vena.

Quisiera ser la piel que se ilumina
al mirarme, paraguas de tu pena,
cobijo de tu carne, cual pechina
blanca en la noche y a la luz morena.

Quisiera ser, en fin, tu cobertura,
tu relleno de miel, leche en tu cazo,
el licor que te inunde, estrecho abrazo,

rodearte de amores tu cintura,
de mazapán henchirte hasta los huesos,
para después comerte todo a besos.

Pedro Casas Serra

Ángeles negros

A Andrés Eloy Blanco

¡Ángeles de la noche!
En vuestro vuelo
que me llega dormido,
no rompáis el espejo
en que vela mi alma,
acompañadme alegres en el sueño.

Como gaviotas en el día
corto de un blanco ciego,
mientras espesas nubes
cubren mi cielo,
con vuestras alas negras
rozad mi cuerpo.

Cuando duerman los cisnes
y se plieguen sus cuellos,
venid a visitarme
desde el inmenso eterno
con vuestro dulce canto,
¡ángeles de la paz!, ¡ángeles negros!

Pedro Casas Serra

sábado, 21 de abril de 2018

Entre las llamas

En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento...

Pero vivía de recoger hierbas y otros remedios
con que curar a mis hermanas las mujeres,
aliviarles de sus dolores menstruales,
procurarles las caricias de sus amados,
evitarles el resultado de algún que otro desliz....

Hasta que llegó ese hombre siniestro
y dijo: "Es bruja, ¡quemadla!"

En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento...

Pedro Casas Serra

Pidiendo amor

Pidiendo amor
abro yo la ventana
cada mañana.

Esta mañana
nacieron en los plátanos
las hojas tiernas.

Las gaviotas
en mi patio trasero
buscan el mar.

El sueño del mar:
echarse en la arena
por fin descansar.

Sobre una flor
mariposa dorada
pequeño sol.

La luna plata
el sol oro bruñido
la noche laca.

Pedro Casas Serra

viernes, 20 de abril de 2018

La rueda

Cinco, cuatro, tres...
Hoy te contaremos
el mundo al revés.

Del cielo caen flores,
y por la noche ríen
los ruiseñores.

Corre, corre, borriquito,
baja la cuesta que lleva
a la casa de Pedrito.

Las nubes de caramelo,
las casas de chocolate...
y los pasteles, al vuelo.

Abre la mano
que pasa el tren.
Si la cierras, se estrellará.

Cuando estoy cansado, bailo,
y así, si duermo,
me distraigo.

Siete por siete, veintisiete.
Menos uno, diez.
Y llevo tres.

Los domingos a la escuela,
y el resto de la semana
a jugar con tía Manuela.

¿Quién está a tu espalda?
Si dices su nombre,
no te pillará.

Pedro Casas Serra

jueves, 19 de abril de 2018

Lluvias

Hay lluvias tan dulces, finas y delicadas, como si todos los "putti", desde las nubes, hiciesen pipí.
Otras, sin embargo, son tan escandalosas, como si hubiesen sacado el tapón a la bañera del cielo.

Pedro Casas Serra

martes, 17 de abril de 2018

Mnemosine y Zeus hablan de Erato

-Esta niña me preocupa, Zeus. Siempre tan callada, como en las nubes, no se parece en nada a sus hermanas, ¿tú crees que la sacaremos adelante?

- No te preocupes, mujer, ninguna de nuestras hijas se parece. A Calíope no hay quien la haga callar mientras que Clío es estudiosa. Euterpe cantando todo el día y Talía hecha una comedianta. Urania siempre entre números y Melpómene quejándose. A Terpsícore se le van los pies y Polimnia creo que va para monja.

-Sí, tienes razón, querido, pero Erato es diferente. ¿Crees que tiene futuro? ¿Para qué puede servir una niña que llora por nada y se pasa las horas cazando moscas? Siempre parece estar en Babia. ¿Conseguiremos hacer algo con ella?

Pedro Casas Serra